Me parece curioso cómo es que la gran mayoría de las personas no se ha buscado a estas alturas en Google. Ha habido jóvenes que cuando les he planteado que se busquen en la red reaccionan con un poco de sorpresa al darse cuenta de que jamás les había entrado esa curiosidad por hacerlo.

Comienza a medir tu identidad digital

© Sergey Nivens – Fotolia.com

Se dice: “Si no estás en Google no existes”, una frase del argot digital que es bastante cierta. No eres nadie digitalmente hablando si el buscador más poderoso del mundo no muestra nada relevante sobre ti. Aunque eso sí, es mucho mejor que no se muestre nada sobre ti en lugar de que se muestren cosas negativas que afecten tu identidad digital y que a futuro puedan perjudicarte.

Comienza por buscarte

Para comenzar a mejorar tu identidad digital primero debes establecer tu nivel de presencia en la red, para lo cual es necesario que te busques de nombre completo en Google. Ten cuidado si lo haces como normalmente buscarías algo, ya que el navegador guarda tus preferencias de búsqueda y navegación, e inclusive de localización, lo que implica que probablemente los resultados estén alterados.

Le manera correcta de buscarte en Google es abrir una nueva ventana de incógnito, que es la opción que permite buscar sin tener en cuenta las datos recabados por el navegador. Los resultados de esta búsqueda son totalmente fiables dado que no están modificados por tus preferencias de navegación. ¿Qué es lo que hay sobre ti? ¿Es bueno, malo, regular o no hay nada?

¿Tienes un nombre poco común?

Lo que aparezca sobre tu identidad digital, lo creas o no, estará muy en dependencia de tu nombre. Si tienes un nombre muy poco común, como es mi caso, es altamente probable que inmediatamente encuentres información sobre ti en los resultados de la búsqueda. En mi caso, con un nombre como Olmo Axayacatl, desde antes que comenzará a hacer mis pininos en la red ya podía encontrar información sobre mi.

Tener un nombre poco común puede ser una ventaja o una desventaja, según como manejes tu identidad digital; básicamente te podrán encontrar muy fácilmente, mientras más extraño y poco convencional sea tu nombre las posibilidades de que te localicen aumentan drásticamente.

¿Tienes un nombre muy común?

Por ejemplo, si buscas Juan Pérez, encontrarás que millones de personas tienen ese nombre, por lo que encontrar a la persona que buscas se convierte en una tarea casi imposible. Un nombre común brinda cierto nivel de anonimato en la red, pero esto no es bueno si lo que buscas es destacar de entre los demás para posicionar tus productos, servicios o conocimientos.

Un nombre en exceso común no es algo que se pueda explotar para utilizarlo con fines de posicionar tu marca personal; claro que se puede hacer pero costará más trabajo diferenciarte del resto. ¿Por qué no pruebas con un nickname o sobrenombre? Un buen alias podría servirte mucho en estos casos.

Olmo Axayacatl (147 Posts)

Ingeniero y horticultor de profesión. Forecaster de zarzamora. Tiene en las matemáticas, física y química sus materias favoritas. Viajar es su anhelo, escribir uno de sus pasatiempos. Gusta de aprender y enseñar. Puedes seguirlo en twitter en @olaxpiston


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Contacta con nosotros por WhatsApp
Por qué es tan importante la escalabilidad en las startup

¡Únete a nuestra comunidad!

¡Gratis!

 

Por unirte a nanoproyectos recibirás nuestros contenidos para emprendedores y descuentos en nuestros servicios.

 

La subscripción a esta lista implica la aceptación de los  términos de uso.

Para completar el proceso de registro, haga clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarle.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This