Si no estás acostumbrado a decir “no” suele ser muy fácil aceptar compromisos, y los problemas vienen después al tratar de cumplir con todo y no ser capaces de ello, que es cuando comenzamos a fallar en algo o a alguien. La cuestión es que a veces sobrepasamos la confianza en nosotros mismos y esto nos lleva a aceptar cosas que están fuera de nuestras posibilidades.

Concentra esfuerzos y no te disperses

© Brian Jackson – Fotolia.com

No es que no tengamos la capacidad para realizarlas sino que cuando llegamos a un punto de saturación es complicado cumplir con todo, así se trate de cuestiones muy sencillas. Lo que ocurre es que cuando nos comprometemos a hacer alguna actividad solemos no pensar en las demás actividades que tenemos que realizar, por lo que nos convencemos que será algo muy fácil.

Es por esta razón que si quieres tener éxito debes concentrar tus esfuerzos en unas pocas actividades, porque si te comienzas a dispersar entonces tendrás que dividir tu esfuerzo en muchas labores y quizá sientas que estás dejando de ser productivo. Esto de concentrar esfuerzos está muy relacionado con la monotarea, tan despreciada en la actualidad.

Al respecto existe una historia sobre un viejo que era muy feliz, la cual queda perfecta para explicar de mejor manera mi idea. Resulta que un día unos jóvenes le preguntaron al viejo cual era su secreto para ser feliz y el respondió: “muy sencillo, me concentro en una sola cosa; cuando como yo como, cuando camino yo camino, cuando escucho, yo escucho…”

Los jóvenes se mostraron un poco decepcionados al escuchar esta respuesta y le indicaron al viejo que ello hacían lo mismo y no lograban encontrar la felicidad, a lo que el viejo les respondió: “No, ustedes comen pero al mismo tiempo hablan, ustedes caminan pero al mismo tiempo corren, ustedes escuchan pero al mismo tiempo hablan…”

Hacer una sola cosa a la vez es quizá el reto más difícil que existe, sobre todo por el ritmo de vida actual tan acelerado. La multitarea crea la ilusión de aprovechar mejor el tiempo, pero es justamente eso, una ilusión. La gran mayoría de nosotros hemos estado alguna vez escuchando a un amigo y al mismo tiempo mandando mensajes o escuchando música, pero no estamos disfrutando ninguna de las dos cosas.

¿Ves la televisión, estás en las redes sociales, respondes mensajes, y todo al mismo tiempo? Quizá creas que estás haciendo muchas cosas al mismo tiempo y eso te haga sentir bien, pero si analizas la situación tu mente no está concentrada por completo en ninguna actividad y por ello no disfrutas el momento. Te estás dispersando y eso implica mucho cansancio.

Olmo Axayacatl (147 Posts)

Ingeniero y horticultor de profesión. Forecaster de zarzamora. Tiene en las matemáticas, física y química sus materias favoritas. Viajar es su anhelo, escribir uno de sus pasatiempos. Gusta de aprender y enseñar. Puedes seguirlo en twitter en @olaxpiston


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Por qué es tan importante la escalabilidad en las startup

¡Únete a nuestra comunidad!

¡Gratis!

 

Por unirte a nanoproyectos recibirás nuestros contenidos para emprendedores y descuentos en nuestros servicios.

 

La subscripción a esta lista implica la aceptación de los  términos de uso.

Para completar el proceso de registro, haga clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarle.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This