La escalabilidad es la capacidad que tiene una empresa para progresar sin perder la calidad del servicio. El diseño del modelo de negocio es lo que definirá si es escalable o no es escalable. Un negocio escalable será aquel en el que los gastos crezcan de forma lineal mientras que los ingresos aumentan de forma exponencial.

Por qué es tan importante la escalabilidad en las startup

© Strezhnev Pavel – Fotolia.com

En el mundo de los emprendedores, la escalabilidad es una palabra clave y siempre está presente. Este elemento tiene que diseñarse conscientemente estudiando el modelo de negocio de nuestra empresa, otorgándole las características que harán que se adapte al mercado de forma eficiente.

La escalabilidad es un aspecto muy importante para una start up de cara a atraer al inversor privado. Los inversores buscan negocios que tengan un gran potencial de crecimiento. Un negocio atractivo es aquel en el que aumentan los clientes sin por ello tener que invertir una cantidad de dinero en la misma medida.

La escalabilidad debe estar a nivel de negocio, es decir, que conforme crezca el negocio las ganancias sean iguales o mayores, pero nunca menores.

¿Por qué es tan importante que un negocio sea escalable?

Un negocio escalable es aquel que evoluciona, crece y se expande. Cuanta mayor sea la diferencia entre facturación y coste, mejores perspectivas de crecimiento tendrá. Un negocio muy escalable es ideal para cualquier inversor ya que su capacidad para generar beneficios será enorme, mientras que el coste de su infraestructura es mucho menor en comparación con su facturación.

La escalabilidad representa el balance entre los gastos e ingresos de un negocio. Cuanto más escalable sea mayor margen de beneficios tendrá, mayor será la diferencia entre el coste y la facturación.

Negocios escalables

Un tipo de negocio que apenas escala son las consultorías, o también aquellos servicios de asesoramiento o los negocios basados en personas. En el caso de una consultoría que elabore un plan de comunicación, realizará un plan distinto para cada caso. Este negocio apenas escala porque no es replicable, sino que ofrece una solución específica para cada cliente.

El área de la atención al consumidor también es un negocio que apenas escala en el e-commerce. Cuantas más ventas, más servicio al cliente hay que ofrecer, por eso es importante automatizar ciertos procesos.

El caso contrario es por ejemplo el de Coca-Cola, que representa un negocio con una alta escalabilidad. Porqué la empresa vende un mismo producto que se distribuye por todo el mundo y no tiene que adaptar una solución distinta según el cliente.

Otros casos de negocios escalables son Google o eBay. En el caso de Google, la empresa tiene un número determinado de trabajadores, pero una vez han hecho el producto, el coste es el mismo. Se haga una o mil búsquedas, el coste es el mismo, pero las ganancias aumentan.

En el caso de eBay también nos encontramos con un negocio muy escalable. Aunque aumente el número de personas que cuelguen ofertas en la red, no crece el coste de la estructura. Puede que aumente el número de usuarios o compradores, pero no hace falta que la plantilla de trabajadores crezca en la misma medida.

Hacer un negocio escalable de un restaurante es complicado: necesitamos hacer réplicas del establecimiento, servir la comida igual, tener un buen equipo de recursos humanos… Un buen ejemplo de un negocio de comida rápida muy escalable es Mc Donald’s.

La escalabilidad no sólo puede referirse al nivel de negocio sino también al soporte tecnológico, un aspecto clave a la hora de emprender. Si tu empresa es tecnológica tiene que escalar la tecnología, es decir, tiene que tener un buen soporte que sostenga los procesos. Por ejemplo, una web con una buena escalabilidad tecnológica estará preparada para tener un día 500 visitas y al día siguiente un millón y seguir funcionando con normalidad. Por eso es importante que la tecnología y todos los procesos que hay por detrás los soporten.

Uno de los elementos más importantes a la hora de conseguir un negocio escalable es el equipo. En una empresa de servicios se puede pagar al personal que lleve a cabo esos servicios, pero en el caso de empresas basadas en un producto el equipo es esencial. Y no sólo nos referimos a la etapa de desarrollo y lanzamiento del producto, sino de cara a atraer a los inversores. Una startup que tenga un buen equipo será mucho más atractiva para un Business Angel que una empresa sin un equipo consolidado.


Raul Jaime Maestre (2 Posts)

Raúl Jaime es profesor en IEBS Business School en varios programas Máster, emprendedor de Empresa Formación y profesional del sector de finanzas. También investiga sobre la creatividad e innovación en la empresa.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Por qué es tan importante la escalabilidad en las startup

¡Únete a nuestra comunidad!

¡Gratis!

 

Por unirte a nanoproyectos recibirás nuestros contenidos para emprendedores y descuentos en nuestros servicios.

 

La subscripción a esta lista implica la aceptación de los  términos de uso.

Para completar el proceso de registro, haga clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarle.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This