Es muy difícil definir lo que hace bueno a un director de proyectos, pues cada organización define este rol de manera diferente. Sin embargo, los directores de proyecto se necesitan en cualquier industria.

4 habilidades que necesitarás para ser un director de proyectos exitoso

Con este rol, puede que te toque trabajar tanto en equipos pequeños como en equipos grandes con tareas laborales que van desde el presupuesto y la línea de tiempo, hasta todo lo que se pueda pensar a nivel operativo.

Tal vez ni siquiera seas un “director” de proyectos por título o simplemente trabajas por tu cuenta. No obstante, eres responsable de administrar los proyectos de trabajo: no importa donde estés, hay cosas que vas a necesitar y que querrás aprender a medida que te dispongas a manejar todas esas cosas.

Si estás interesado en conocer las habilidades más importantes de un director de proyectos, no dejes de leer este artículo. ¡Toma nota!

Comunícate como un profesional

Bien es sabido que los directores de proyecto son comunicadores fáciles de seguir que no vacilan ante la idea de conversar con su equipo y sus clientes. Esto significa, hablarle a la gente en persona sobre una variedad de temas fáciles y también difíciles.

Estos tampoco deben tener reparo en mantener la comunicación abierta en todo momento, y deben reconocer el hecho de que un equipo completo podría no comunicarse de la misma manera.

Ten esto en cuenta: cualquier proyecto fracasará sin una línea de comunicación sólida. Ser claro, conciso y honesto cuando se coordinan proyectos es clave.

Sé camaleónico

Conocer a las personas con quienes trabajas y entender cómo funcionan y se comunican es importante cuando se trata de motivar al equipo y cumplir con los plazos, o simplemente con objetivos simples.

Muchas veces un director de proyectos necesita ser camaleónico para hacer esto posible. Diseñar un plan de comunicaciones para tu equipo puede ser útil, pero forzar una estructura de comunicación no siempre funcionará para todos, pues antes debes averiguar cómo comunicarte con los distintos tipos de personalidades del equipo.

Puedes establecer las expectativas adecuadas, pero si ignoras las preferencias de tu equipo y simplemente haces las cosas a tu manera, encontrarás más barreras para llegar al éxito.

Recuerda que no todo se trata de ti y de tu progreso en este rol, sino de trabajar en equipo para crear una estructura que funcione bien para todos.

Conoce el estatus de tu proyecto

Las reuniones e informes de estatus semanales son importantísimos para ti como director de proyecto, pues te ayudan a realizar un seguimiento de los próximos pasos, elementos de acción y riesgos del proyecto.

Utiliza un informe de estado semanal para mantenerte transparente sobre el presupuesto, el proceso y para evitar conversaciones incómodas sobre la necesidad de más tiempo o dinero para completar un proyecto.

Existe un gran valor en reunirse regularmente para hablar sobre lo que está pasando y de lo que el equipo es responsable. Si estás trabajando con clientes, es una buena práctica comunicar los detalles por escrito del proyecto.

Incluso llamar por teléfono para hablar sobre un informe de estatus ayudará a reforzar los plazos del proyecto y establecer una buena relación. ¡Nunca será mala idea hablar por teléfono!

Sé el fan número uno de tu equipo

Puede que no seas el mejor animador por naturaleza, pero cada proyecto necesita un líder que posea y apoye el proceso. Un buen director de proyecto hará cumplir el proceso y mantendrá sincronizados a todos los integrantes del equipo.

Hacer malabares con los plazos y las entregas es clave. Pero un director de proyecto que también respalda el proceso, el equipo y al cliente, aporta valor real a un proyecto.

Sé aquél que dice “¡Vaya, esto está muy bueno! ¡Excelente trabajo!” Celebra las victorias y anima al equipo a hacer lo mismo. Pero al mismo tiempo no tengas miedo de decir, ¿ya pensaste en X cosa? para buscar lo mejor del proyecto y del equipo.

Los directores de proyecto exitosos entienden cada aspecto del proyecto, y se anticipan a las preguntas o a las preocupaciones que el cliente pueda tener.

Este tipo de comportamiento no solo apoya al equipo, sino que les demuestra a todos los involucrados que estás genuinamente comprometido, y no solo preocupado por los principios básicos de un director de proyectos.

¿Crees que cuentas con estas habilidades? ¡Busca ser siempre el mejor!


Edith Gómez (17 Posts)

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Contacta con nosotros por WhatsApp
Por qué es tan importante la escalabilidad en las startup

¡Únete a nuestra comunidad!

¡Gratis!

 

Por unirte a nanoproyectos recibirás nuestros contenidos para emprendedores y descuentos en nuestros servicios.

 

La subscripción a esta lista implica la aceptación de los  términos de uso.

Para completar el proceso de registro, haga clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarle.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This