El presente es un tiempo bastante esquivo porque no abarca mucho espacio en la cronología de tu vida. El presente es solo un instante, un momento del ahora. Por su lado, el pasado es mucho tiempo, al igual que posiblemente el futuro. ¿Por qué nos cuesta tanto ubicarnos en el presente?

El mejor momento para estar es ahora

© Maksim Kabakou – Fotolia.com

Ubicarte en el presente requiere de afrontar los retos y solucionar los problemas que tenemos justo ahora. Como nuestro cerebro es bastante bueno evadiendo todo eso por ello nos incita a ubicarnos en un momento distinto. Si no tenemos la suficiente fuerza de voluntad entonces será difícil ubicarnos en el presente.

No digo que el pasado ni el futuro sean malos tiempos, pues de hecho hay que considerarlos en cualquier proyecto que se tenga pensando. Sin embargo, esos tiempos tienen un lugar y hay que dárselo, mientras que el presente tiene un lugar mucho más importante y justamente solemos actuar como si fuese al contrario.

El pasado nos indica de donde venimos, quienes éramos antes y de su análisis se puede inferir en que aspectos personales y laborales hemos mejorado. Ocurre lo mismo con el pasado de un proyecto, sirve como comparación respecto del presente para obtener el nivel de avance obtenido.

Por su parte el futuro nos llena de inspiración, lo que si se traduce de forma correcta se convertirá en motivación para continuar con el proyecto. El futuro es igual de importante que el pasado, no más pero tampoco menos. Adentrarse un poco en el futuro es necesario para lograr alcanzar la innovación.

Pero ni en el pasado ni en el futuro está las respuestas a los problemas presentes. Puede que de ellos obtengamos algunas ideas sobre lo que podemos hacer, pero son meras cuestiones indicativas. Lo que funcionó alguna vez no tiene porque funcionar ahora, y no sabemos con precisión que será lo que funcionará algún día.

Por esta razón el mejor momento para estar es ahora, porque los problemas del presente deben ser resueltos en el presente. Si tenemos los pies bien hundidos en el presente entonces podemos aventurarnos hacia atrás o hacia adelante sin temor a perdernos en recuerdos o en sueños.

Todo aquel responsable de realizar un proyecto debe ser un maestro con el dominio de los tiempos cronológicos: debe estar anclado al presente para que el proyecto demuestre viabilidad, debe ver hacia el futuro para que el proyecto brinde esperanza, y debe ver hacia el pasado para que proyecto demuestre fundamentos.

Olmo Axayacatl (147 Posts)

Ingeniero y horticultor de profesión. Forecaster de zarzamora. Tiene en las matemáticas, física y química sus materias favoritas. Viajar es su anhelo, escribir uno de sus pasatiempos. Gusta de aprender y enseñar. Puedes seguirlo en twitter en @olaxpiston


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Por qué es tan importante la escalabilidad en las startup

¡Únete a nuestra comunidad!

¡Gratis!

 

Por unirte a nanoproyectos recibirás nuestros contenidos para emprendedores y descuentos en nuestros servicios.

 

La subscripción a esta lista implica la aceptación de los  términos de uso.

Para completar el proceso de registro, haga clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarle.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This