Es común que todos los días tengas distractores, y no quiere decir que no puedas curiosear o investigar; el problema es cuánto tiempo le dedicas a cada cosa.