Todos hemos experimentado el efecto beneficioso de las vacaciones, nuestro cuerpo se va relajando a medida que pasan los días, las prisas se van diluyendo sin darnos cuenta, comenzamos a descubrir el placer de observar a nuestro alrededor y encontrar el bienestar en esas pequeñas cosas que la vida ajetreada no nos permite percibir. Cada día que pasa estamos más receptivos, nuestras relaciones personales se dulcifican, sí, ya no discutimos por tonterías, en una palabra, nos vamos reconciliando con el mundo que nos rodea. Y lo mejor de todo, es que volvemos a ser nosotros mismos, no nos habíamos perdido, allí estábamos, esperando salir para sentir de una manera libre y sin recaudos nuestra verdadera esencia.

Tu proyecto, ¿va en el camino correcto?

© esthermm – Fotolia.com

El que primero lo percibe es nuestro cuerpo, pero esto no sería posible si nuestra mente no se fuera depurando en silencio y con anticipación. Ese reloj invisible se ha puesto en marcha, y en pocos días nuestra mente se va liberando de la carga de los trajines, agobios y exigencias de un duro año de trabajo y obligaciones.

Como consecuencia de esto, las vacaciones se convierten en el mejor momento para preguntarnos qué tal de conformes estamos con nuestro proyecto profesional o laboral. No solamente lo deberíamos hacer si nos sentimos dudosos con aquello que estamos haciendo, no, es un buen momento para llevar a cabo, ¿cómo os diría?, sí, una “Lluvia de ideas  unipersonal”, sin participación de nadie. En lo que a mí respecta, creo que nos surgen muchas más opciones cuando la realizamos solos y no en grupo. Y más aún, en este caso particular, que se trata de indagar en nuestro interior, ¿quién mejor que nosotros mismos para hacerlo?

Lo más probable es que nuestra actividad profesional actual nos haya llevado mucho tiempo decidirla, luego ponerla en práctica y gran esfuerzo mantenerla. Ya sea si nos sentimos satisfechos como no con ella, ¿qué mejor que poner la máquina de los sueños en funcionamiento? Al menos en mi caso, el efecto del descanso y el tomar distancia de la rutina, las vacaciones, muchas veces,  me han permitido ver más claramente ciertos aspectos de mi vida.

Este ejercicio, más que referirse a si estamos conformes  con nuestro presente profesional, se trata de soñar y ver nuestro futuro, más allá de hoy, de mañana, dentro de un año. Buscar en nuestro interior, encontrar nuestro verdadero ideal y explorar (en el marco de lo posible)  el horizonte infinito que se nos abre,  sin ningún tipo de barrera mental. Entonces, podremos ver si es en verdad  factible y cuándo.

En este ejercicio, más que un análisis de nuestras  habilidades clásicas, debemos hacer un balance de nosotros mismos, a partir de hoy, con el fin de conocer las vías posibles de llevar a cabo ese nuevo emprendimiento.

 ¿Te atreves a probar?

Para comenzar con esa “refrescante Lluvia de ideas”, coge tres folios, en uno  anota tus habilidades, en otro tus competencias y en el restante tus deseos. Luego, sumando  las tres,  a por el plan de acción.

1. Habilidades  :  experiencia

Tus habilidades,  tanto  profesionales como personales: lo que sabes hacer, lo que puedes aportar a una organización o a un sector del mercado. Todas las destrezas con las que puedes construir tu futuro, o sea, los idiomas que dominas, las diferentes funciones en las que te has desempeñado en empresas u organizaciones, tu formación, si realizas alguna tarea artística, así como algún pasatiempo. Indaga bien, no abandones hasta no haber logrado una lista de diez habilidades. No te limites solo a lo que puede ser útil, sino también a todo lo que sabes hacer.

2. Competencias : talento

Son tus dones, valores, méritos. Lo que tú eres en realidad, a la vez interiormente y en relación con los demás. Posees muchísimos, seguro. A continuación algunos ejemplos de fuerzas y habilidades:  de relacionarse con los demás; liderazgo; optimismo; humildad; saber escuchar; creatividad; trabajo en equipo; atención al detalle; empatía; gusto por la aventura; aprendizaje; espiritualidad; persuasión; negociación; planificación; coraje; franqueza; adaptabilidad; comunicación; humor; reconocimiento; deseo de mejora; paso a la acción; estrategia; innovación; autonomía; autenticidad; resistencia; búsqueda de soluciones; tolerancia; ética laboral; benevolencia, etc.

3. Deseos : sueños

Estos son todos tus deseos para el mañana, los sueños que quieres llevar a la realidad y así diseñar tu futuro. Podría ser a corto, mediano o largo plazo. Por ejemplo: nuevo lugar para vivir; una formación; explorar un nuevo sector de actividad; viajes; un cambio de trabajo; conseguir ayudas para un proyecto. Puedes anotar todo lo que tus sueños te pidan, pero, por supuesto, siempre tratando de que tus deseos sean accesibles.

4. Unión de los tres grupos  :  tu carretera

Ya tienes los tres folios completos. Ahora es el momento de releerlos y tomarse el tiempo de apreciar todo lo redactado. Hay que comenzar a conectar la línea apropiada de un folio  con las de los  otros, con el fin de ver que sale en limpio. Cuando termines de ver todo, seguramente saldrán otras opciones posibles. Esto ayudará a ir aclarando ese camino hacia el futuro. De esto puede surgir,  que lo acertado sería, ya sea mejorar las competencias  dentro de la actividad que realizas en la actualidad; explorar otras vías dentro de ella con mayores ventajas , o comenzar desde ya mismo a explorar nuevos caminos hacia la realización de tus sueños. 

5. Horizonte : Plan de acción

Ya has elegido la vía que seguirás, ahora es el momento de ponerse en marcha, de llevar a cabo ese plan de acción, teniendo en cuenta todos los detalles, los pro , los contra, te corresponde a ti definir los diferentes pasos a seguir en los próximos días, semanas, meses o el tiempo que sea necesario para alcanzar ese sueño. Reflexiona, digiere cada determinación, no te precipites.  Lo principal, comprométete a entrar en acción.

Cuando salgas de tu zona de confort, en ese preciso instante, ya estarás en carretera.

 

Susana I. Fernández Capittini (3 Posts)

Susana I. Fernández Capittini es Socia fundadora en Oficina Virtual Hoy. Ha llevado a cabo una larga trayectoria laboral en empresas de prestigio internacional desempeñándose en el Área de RRHH. Escribiendo, ha logrado mantener su vocación de comunicación con los demás por medio de sus artículos, que además implican un gran deseo de luchar por la defensa del buen uso del idioma.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Por qué es tan importante la escalabilidad en las startup

¡Únete a nuestra comunidad!

¡Gratis!

 

Por unirte a nanoproyectos recibirás nuestros contenidos para emprendedores y descuentos en nuestros servicios.

 

La subscripción a esta lista implica la aceptación de los  términos de uso.

Para completar el proceso de registro, haga clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarle.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This