Hay una manera excelente de saber si tu proyecto es bueno, y es una de las dos maneras que conozco: ponlo a prueba llevándolo a la realidad. Si, no hay más, todo proyecto visto en papel luce excelente, pero para saber que tan bueno es habrá que comenzar a darle vida. Cualquier otra cosa que hagas solo es paja, aún cuando indique que tu proyecto es bueno.

Cómo saber si tu proyecto es bueno

© Željko Radojko – Fotolia.com

La segunda forma implica algo similar a echar andar el proyecto: vende tu proyecto. Si alguien te lo compra entonces seguro que es bueno, aunque para entonces ya no será tuyo. Los inversionistas suelen tener buen ojo para los proyectos y no suelen invertir su dinero a menos que estén completamente convencidos de que pueden obtener mucho de vuelta.

¿Hay una tercera opción?

Bueno, reflexionando un poco, si que existe una tercera opción, aunque se trata más bien de un camino que no recomiendo seguir. Si tu proyecto es bueno, pero no lo llevas a cabo ni lo vendes, es posible que alguien más te gane y haga algo muy similar primero, en cuyo caso te darás cuenta que tu proyecto pudo haber sido un éxito, y que alguien que se atrevió te ganó la partida.

A lo largo de la historia esto ha sucedido muchas veces. La vida suele ser una carrera de resistencia, pero muchos negocios son una carrera de velocidad, donde el que pegue primero es el que pega más fuerte. Además, si un proyecto es bueno seguramente tendrá cabida en el mercado, pero para esto hay que comenzar a materializarlo.

No le vas a pegar a la primera

Aquellos casos de éxito que han triunfado a la primera oportunidad son muy escasos. Solemos guiarnos por ellos porque se documentan en libros, se presentan en películas y pasan a formar parte de lo más recordado por la gente. Sin embargo, de forma general habrá que realizar muchos intentos antes de tener entre las manos un proyecto muy bueno.

Muchos de los grandes proyectos que han tenido éxito, y que han convertido a sus creadores en millonarios, suelen estar precedidos por proyectos menos exitosos, económicamente hablando, pero de los cuales se obtuvieron muchas experiencias. Es decir, muchos han fallado a las primeras, pero si aprenden de sus errores es posible que en algún momento den en el clavo.

Olmo Axayacatl (147 Posts)

Ingeniero y horticultor de profesión. Forecaster de zarzamora. Tiene en las matemáticas, física y química sus materias favoritas. Viajar es su anhelo, escribir uno de sus pasatiempos. Gusta de aprender y enseñar. Puedes seguirlo en twitter en @olaxpiston


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Contacta con nosotros por WhatsApp
Por qué es tan importante la escalabilidad en las startup

¡Únete a nuestra comunidad!

¡Gratis!

 

Por unirte a nanoproyectos recibirás nuestros contenidos para emprendedores y descuentos en nuestros servicios.

 

La subscripción a esta lista implica la aceptación de los  términos de uso.

Para completar el proceso de registro, haga clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarle.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This