Como siempre me gusta decir: el miedo no es bueno ni malo, te afectará o beneficiará en la medida de tu adaptación a él. Claro que no nos gusta tener miedo, porque culturalmente asociamos el temor con cosas malas. Lo cierto es que el miedo o temor no se puede erradicar por completo de una persona, ya que siempre habrá algo que nos genere problemas.

Teme, porque el miedo puede ser bueno

© carballo – Fotolia.com

¿El miedo puede beneficiarnos? Por supuesto que si. En primer lugar el miedo fue lo que le permitió a nuestros primeros ancestros mantenerse con vida: si se topaban con un animal salvaje su miedo les indicaba que tenían que correr por su vida, o serían la comida del día. Claro que ya no tenemos que superar ese tipo de peligros, pero aún así la vida actual está llena de cosas a las que temer.

El miedo te despierta

No es ningún secreto que cuando se tiene temor todos los sentidos se activan, y se está bastante alerta. Imagina que tienes una presentación importante y que quieres presentarte de la mejor manera posible, es algo que a muchos nos ha pasado, y seguramente tengas cierto temor. Si no controlas ese miedo es posible que pases un rato muy incómodo, pero en cambio, si lo usas para estar alerta podrías sacar provecho.

La apatía surge sobre todo en situaciones de seguridad y comodidad extremas, pero para nada en situaciones de temor. Un miedo excesivo te puede llegar a paralizar, pero un poco de temor es fácilmente controlable, y bien aprovechado te mantendrá activo, sin apatía, y sobre todo, alerta a todos los estímulos del ambiente que te rodea.

Te vuelves calculador y estratega

Una de las cosas que pasan cuando se tiene temor es que uno se vuelve muy calculador, y hay situaciones en las cuales esto es excelente, sobre todo cuando se tiene mucha presión por hacer bien las cosas. Cuando se vive en un ambiente de seguridad constante, y me refiero a un ambiente laboral, principalmente, es posible que andemos como caballos desbocados, siendo pocas las veces en las que uno se detiene a reflexionar lo que está haciendo.

Pero cuando enfrentamos situaciones que nos sacan de la zona de confort, y que por tanto, nos atemorizan, nos volvemos unos estrategas que inmediatamente analizan la situación para determinar que hacer y que no, y a que tiempo. Y hay muchas situaciones en el mundo laboral en las que tener la cabeza fría es lo mejor que nos puede suceder para tomar buenas decisiones.


Olmo Axayacatl (147 Posts)

Ingeniero y horticultor de profesión. Forecaster de zarzamora. Tiene en las matemáticas, física y química sus materias favoritas. Viajar es su anhelo, escribir uno de sus pasatiempos. Gusta de aprender y enseñar. Puedes seguirlo en twitter en @olaxpiston


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Por qué es tan importante la escalabilidad en las startup

¡Únete a nuestra comunidad!

¡Gratis!

 

Por unirte a nanoproyectos recibirás nuestros contenidos para emprendedores y descuentos en nuestros servicios.

 

La subscripción a esta lista implica la aceptación de los  términos de uso.

Para completar el proceso de registro, haga clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarle.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This